Cultura
Dejar un comentario

Jane Austen, feminista en tiempos de romanticismo

Jane Austen es una de las más grandes escritoras inglesas, autora de novelas románticas que marcaron la ideología del amor en la mayoría de las jóvenes. Sus historias daban un giro al romanticismo convencional de la época. Novelas del siglo XIX que siguen revolucionando el pensamiento y enamorando a las mujeres del siglo XXI. Orgullo y Prejuicio, Persuasión y Sensatez y Sentimientos, son unas de sus obras más conocidas, dando una alternativa a la escritura del canon establecido en esa época, creando una nueva forma de narrar la cual sigue vigente en nuestros días. Jane Austen destacó en un mundo donde todos trataban de encajar.

Todos sabemos quien es Mr. Darcy -ese hombre imperfectamente perfecto que continua enamorando a las mujeres del siglo XXI-, pero las mujeres son las protagonistas dentro de sus historias. Revolucionarias a su época, ellas son el reflejo de la escritora, rompiendo los moldes de la sociedad, jóvenes que nadie entendía, que no encajaban dentro de su propia sociedad… mujeres que comenzaban a pensar por ellas mismas. Jane Austen se ve reflejada en todas sus novelas; sus personajes son tan complejos como realistas que muchos de sus lectores se pueden relacionar con ellos. 

pride-prejudice-7-xxlarge_trans_NvBQzQNjv4BqqVzuuqpFlyLIwiB6NTmJwS7-Zqx9wJF8P65X3TLJLnU

Se le ha catalogado de “solterona” por otros escritores; por la falta de un Mr. Darcy en su vida. A pesar de haber tenido propuestas de matrimonio, permaneció soltera. La dependencia económica de las mujeres hacia los hombres le desesperaba, por lo que en sus obras existen criticas a los cánones sociales y diferencias de género dentro de conversaciones irónicas y con un buen sentido del humor entre sus personajes. Novelas románticas pero con una critica social, una feminista que escribía sobre el matrimonio.

La palabra feminismo tiene una connotación negativa dentro de nuestro vocabulario, con tintes políticos y sociales, ocasionando erróneas concepciones y malinterpretaciones, razón por la cuál a muchos nos cuesta llegar a catalogarla dentro de ese concepto. Muchas feministas actuales consideran que Jane Austen es una escritora conservadora y no revolucionara, porque sus novelas giran en torno al matrimonio. Es cierto, en aquella época dentro de tú condición de ser mujer, el único futuro para nosotras era el matrimonio, pero ella comienza a cambiar ese pensamiento y empodera a sus mujeres, con una pequeño característica que dota a sus protagonistas, y esa es la voluntad propia.

Screen-Shot-2019-11-15-at-11.54.09-PM-1240x673

En sus novelas el matrimonio es lo que gira al rededor de la vida de sus protagonistas, pero ellas tienen otra percepción del mundo en donde viven, tanto para Austen como para sus personajes, amor y matrimonio son antónimos. En una época de bailes, salones de té, angustias por la posición social y la buena reputación, constantes cotilleos y las guerras napoleonicas de fondo, la única salida de la pobreza o de mejorar tú estatus social era el matrimonio -y la dependencia económica hacía los hombres-. Pero sus protagonistas experimentaban el mismo conflicto interno que le ocurre a la mayoría de las mujeres de nuestra época en torno al matrimonio y como esta decisión es una de las más importantes en la vida de una mujer. Una elección que todas nos planteamos; o casarse muy pronto y conformarse con lo que les tocó en ese momento a pesar de ser menos de lo que una mujer merece o esperarse demasiado a encontrar el amor de tu vida y arriesgarse a quedar soltera.

Pride-and-Prejudice-historical-fashion-and-costuming-28034449-2321-1500

Pero estas mujeres desafían su propia condición con la forma en la que piensan y como se enfrentan a sus propias limitaciones sociales para alcanzar lo que ellas quieren, cuestionan las reglas de la sociedad y si de verdad el matrimonio es el único futuro de una mujer. Jane Austen nos comprobó que ella pudo ser escritora en época de romanticismo y que no necesitó contraer matrimonio para forjar su propio futuro. Como en Orgullo y Prejuicio, en donde Elizabeth Bennet responde con “no voy a hacer nada que no tenga que ver con mi propio deseo”, cuando se le sugiere que no se case con Mr. Darcy, ella en poca palabras expresa; no voy a hacer nada que no quiera hacer, y si yo elijo casarme es porque yo quiero y no por mandato social. Existe una voluntad personal en sus protagonistas como en la misma escritora y eso es revolucionario -y podría considerarse feminista- para su época.

Jane Austen rebasa su condición de ser mujer y al igual que sus protagonistas, crean su propio destino. A pesar de escribir principalmente sobre matrimonio, en sus protagonistas detalla la psicología femenina, ellas son mucho más de lo que su delicada apariencia pudiera parecer a simple vista. Sus mujeres tienen voluntad propia, carácter y determinación, como Elizabeth Bennet, Emma, y las hermanas Dashwood y la misma Jane Austen, siguen siendo un ejemplo de inspiración femenina para todas las mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s