Curiosidades, Pensamientos
Dejar un comentario

¿Tienes el Síndrome de Mr. Big?

¿Quien es Mr. Big? Aquel apuesto hombre que conquista el corazón de la protagonista de Sex and the City. A lo largo de la serie, Carrie tiene una relación con un hombre apuesto y rico al que ella apoda Mr. Big. Es una idealización del hombre que lo tiene relativamente todo; una gran carrera, es apuesto, sexy, ha salido con una infinidad de mujeres, tiene hobbies, gasta grandes cantidades de dinero y claro… vive en Nueva York. Carrie y Mr. Big cortan y vuelven tantas veces que prefieres ignorar su situación sentimental, pero terminan con un final feliz, matrimonio.

Muchas mujeres han tenido a más de un Mr. Big en su historial de citas. Es aquel hombre que tiene un “yo no se que” que lo hace irresistible. Es aquella pequeña piedra que nunca se quita de tu camino, y como buena mujer, tendemos a tropezar con ella… una y otra vez.

Se le conoce como el Síndrome de Mr. Big a una considerable cantidad de características que nos pueden catalogar en esa enfermedad. Muchas podríamos decir que ellos son los locos y raros bueno, porque ¿todos los hombres son iguales no?-, pero la realidad es que nosotras somos las retrasadas mentales por permitir que algún que otro Mr. Big nos quiten tiempo y energía.  ¡Los convertimos en Dioses! pero lo único que les falta a estos dioses terrenales es el compromiso hacia ti. ¿En realidad somos nosotras las culpables de esta enfermedad?. Puede ser que sí.

Sex and the City 2

Mr. Big es un patrón de hombre con el que puedes estar acostumbrada a salir, lo único que cambia es su nombre y su cara, pero en el fondo sabes que las actitudes son las mismas y el final siempre será el mismo. Un patrón que no se romperá hasta que nosotras decidamos hacerlo.

Lo que sucede es que, como diría Joaquin Sabina, queremos vestir de azul al príncipe gris. Es como una frase que alguien me comento alguna vez; queremos pegarle en la cara a cualquier chango nuestra lista de cualidades que buscamos en un hombre y nos dejamos envolver por lo que creemos ellos tienen. Las mujeres creamos esa imagen sobre ellos. Desgraciadamente reflejan una imagen de príncipe azul que nos cautiva, aunque solo nosotras podamos verla, como lo mencione anteriormente “tienen ese no se que”. No  sabemos que es, pero lo tienen ¿verdad?. Puede ser esa parte misteriosa que tiene Mr. Big que es lo que te intriga de él, esa parte en donde no llegas a conocerlo del todo, de vez en cuando te deja entrar, pero hasta donde el lo permita.

Mr. Big es un hombre que te quiere a su lado, pero no estará cuando tu lo necesites. Su peor pesadilla es la palabra “compromiso”. Su táctica es mantenerte lo suficientemente interesada, pero no se compromete. Y tú, seguirás esperando y esperando el momento hasta que ellos estén listos para comprometerse -si es que lo llegan a hacer-, dejando pasar oportunidades con hombres que sí están interesados en ti. Excusamos sus comportamientos; “no me habló hoy porque de seguro se fue a un club de poesía barroca”, “no me contesto el mensaje porque se fue a cazar elefantes al supermercado” -si, seguramente eso paso-. Puede que si te quiera, a su manera… muy, muy en el fondo lo hace.

sex-and-the-city-matrimonio2

“¡Pero Carrie al final si terminó casada con él!”,  claro que sí… pero, ¿recuerdas que la dejo plantada en el altar la primera vez? –Amor, ¡Me haces eso y ni el mismo Dios podrá perdonarte!-. Se casan y Mr. Big resulta ser el esposo perfecto. Carrie consiguió a su príncipe azul a fin de cuentas; después de una montaña rusa de emociones de ambas partes, engaños, falta de compromiso, de una búsqueda implacable por parte de Carrie… al fin logro que se comprometiera.

Pero en la vida real tienes que ser la excepción y no la regla para que suceda en tu caso. ¿Por que nos esforzamos por cambiar algo que nunca podrá ser?. Las mujeres somos románticas y siempre lo seremos, desde pequeñas nos meten en la cabeza que el amor conquista todo, como si la historia de la Bella y la Bestia en realidad funcionara; Bella ve la belleza interior de aquel ser con apariencia de perro, lobo y algo de orco, amargado y enclaustrado en un castillo al cual logra tranformarlo con su amor en un apuesto príncipe y listo… historia resuelta y final feliz.

Siempre le digo a la gente que Big no trataba de ser alguien que no era, era Carrie quien quería cambiarlo. Él siempre era honesto consigo mismo y nunca la engañó.
-Chris North

Image: Chris Noth

¿Tan bajo tendemos a caer las mujeres para conseguir lo que creemos es lo que queremos? Mr. Big puede ser el reflejo de esa pequeña parte de ti que piensa que no mereces ser amada.  Nos conformamos con lo que tenemos porque no nos valoramos lo suficiente como mujeres. Estamos tan concentradas en  conseguir una vida de cuento de hadas con un hombre que creemos tiene una gran vida, que es lo que nos enseñan desde pequeñas; el que sea atractivo, popular y económicamente estable. Cuando la realidad es que él siempre fue de una manera,  y no son ellos los que están mal,  somos nosotras, porque les ponemos la etiqueta a nuestro Mr. Big. Como diría el actor que dio vida al personaje, “siempre se ha considerado a Carrie ‘una víctima’ de él, pero en realidad ‘ella es una mujer inteligente y fuerte’.” 

Ya no persigas a un Mr. Big, y si tienes uno,  diviértete y sal de fiesta con el, pero se consiente que en el momento que quieras un compromiso déjalo ir, para que alguien digno de tu tiempo y con ganas de comprometerse, pueda llegar a tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s