Pensamientos
Comment 1

¿Por qué nos enamora Mr. Darcy?

¿Acaso es necesario mencionar quien es Mr. Darcy?. Para todos aquellos que no sepan quien es este exquisito hombre, es aquel personaje de la novela “Orgullo y Prejuicio” de la escritora Jane Austen del que la mayoría de las mujeres nos hemos enamorado. Ha sido y siempre será el personaje masculino favorito de la mayoría de todas las mujeres lectoras -y también de las no lectoras-. Un hombre popular, alto y atractivo, y que a primera vista reúne todos los atributos de un buen pretendiente y ¿por que no? un excelente esposo y acompañante de vida. Claro, no podía faltar que es increíblemente rico y tiene buena reputación.

Pero que ¿pasa con Mr. Darcy?, ese hombre imperfectamente perfecto del siglo XIX que continua enamorando a las mujeres de este siglo. No es un hombre romántico, no es el típico estereotipo del príncipe azul que todas deseamos desde niñas, es un hombre orgulloso, clasista, esnob, y un poco arrogante, un hombre que expresa con completa libertad las verdades. ¿Entonces por qué nos encanta?

Porque es un personaje que puede trasladarse de la ficción a la realidad. Un hombre real que nos podemos encontrar cualquier día y con los que usualmente tratamos. No es el clásico príncipe de las películas de Disney o de los cuentos de hadas. En donde siempre llega a rescatar a una dama en peligro. Porque en el caso de Mr. Darcy y Lizzie, ella no es una dama indefensa; es una mujer inteligente e independiente, no es la clásica belleza a la que todos los hombres desean y no viene de una familia prominente. Es una mujer que dice lo que piensa sin miedo a lo que los demás opinen de ella y sabe que nunca se casara con alguien a quien no ama, solo porque la sociedad así lo demanda. Le pueden llamar romántica o realista.

Las palabras y los silencios son los que nos enamoran de él.

Es un hombre que por su silencio lo convierte en un hombre misterioso, pero cuando las palabras salen de su boca es un hombre sincero y directo, que dice lo que siente. No tiene miedo de hablar ni expresar lo que ocurre dentro de su cabeza y corazón.

2005-P-P-mr-darcy-and-elizabeth-683785_1920_1250

Los personajes de Jane Austen aprenden de sus errores, crecen y evolucionan. El amor que siente Mr. Darcy hacía Lizzie es admiración. Se enamora del alma de una mujer, no de su físico, su ropa o estatus social. Simplemente se enamora de lo que es ella. Una mujer inteligente, que siendo ella misma logra enamorar a un hombre el cual pensaba era tan diferente a ella, y por quien al principio sentía un desprecio, por lo que sus ojos superficialmente veían lo que él representaba. Pero Lizzie abrió los ojos y decidió ver lo que de verdad importa, la esencia de Darcy, dejando a un lado los prejuicios que veía en él y viendo el fondo de la persona, observando lo que nadie más vio.

La primer declaración de amor de Darcy a Lizzie fue brusca y burda, ocasionando el enojo de ambos. Ella pensaba que él la odiaba, y no comprendía porque tenía esos sentimientos hacía ella, y él, reuniendo el coraje para expresar lo que pensaba fue rechazado bruscamente por Lizzie. Por más que ambos deseaban suprimir los sentimientos que en el fondo sentían, no podían aguantarlo más.

“Usted no puede hacerme feliz y yo tengo la certeza de que soy la última mujer en el mundo que podría hacerle feliz.” – Elizabeth Bennet

Darcy respeta la decisión y opinión que Lizzie tiene sobre él, no le reclama que su amor no es correspondido. Esto lo convierte en un hombre maduro y responsable que sabe lo que quiere. Si ella no ha cambiado de opinión, el simplemente se calla y la respeta, no volverá a mencionar el asunto. Es un hombre de actos, no de palabras.

Mr-Darcy-2005-mr-darcy-19300798-1706-960

Solo una persona madura es capaz de reconocer y corregir sus errores, dejando el orgullo por un lado, tal y como lo hizo Mr. Darcy.

A pesar de respetar la decisión del rechazo de Lizzie, no puede ocultar sus verdaderos sentimientos hacia ella y decide buscarla de nuevo, sin ninguna falsa esperanza en cuanto a la decisión de Lizzie, simplemente por expresarle lo que ocurría en su cabeza y la razón por la cuál no la podía olvidarla ni dejarla ir, no tuvo miedo al rechazo.“Mis sentimientos y mis deseos no han cambiado, pero una palabra suya me silenciará para siempre” – Mr. Darcy.

Nos enamora porque no es un héroe romántico. No existe un drama entre los personajes, ya que entre ambos no se ve un amor pasional, se observa a través de la historia que su afecto hacia ella va evolucionando y el de ella hacia él, dejando a un lado los prejuicios de ambos y dejarse ver el uno al otro tal cuál son. El guarda sus sentimientos y cuando considera adecuado decirlos, los expresa directamente.

No existe la típica conquista romántica a la que las novelas nos han acostumbrado; el recibir regalos, flores y todo tipo de atenciones de nuestros admiradores, ya que no es un hombre romántico. No es una persona que demuestra la pasión que siente hacía ella, por objetos materiales.

lizzie-bennet

Y porque solo una persona madura es capaz de reconocer y corregir sus errores, dejando el orgullo por un lado, tal y como lo hizo Mr. Darcy.

Es un hombre que se reivindica, y termina por cambiar la arrogancia y su faceta un poco esnob, por su lado amable, por quien es él en realidad. Al final se convierte en un caballero, y en el hombre perfecto ante los ojos de Lizzie. No existen estereotipos, para ella, él era su hombre ideal. Darcy pasa de ser esa persona arrogante al principio, argumentando que él no podía fijarse en una persona como Lizzie, expresando que ella era “tolerable, pero no lo suficiente bonita como para caer”, a un Darcy tierno e inseguro, intentando demostrar su afecto por ella con cambios

“La vanidad y el orgullo son cosas distintas, aunque muchas veces se usen como sinónimos. El orgullo esta relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que quisiéramos que los demás pensaran de nosotros”.

Es ese amor que todas deseamos, el que un hombre sienta admiración por ti y tú por él. Muy en el fondo todas queremos a un Mr. Darcy; ese hombre serio y formal, tímido pero cariñoso. Que demuestre su interés con acciones y no palabras, que se enamore de tu personalidad, belleza interior y defectos… de tu alma. Un hombre, que a pesar de sus silencios, no tengan miedo de expresar sus sentimientos directamente. Muchas mujeres tienen un segundo corazón en su cabeza, y para poder llegar a su corazón deben conquistar primero a su mente.

Al paso de los años, nos damos cuenta que a pesar de que esta joya literaria fue escrita en el siglo XIX no puede estar mas cerca a la realidad actual. El orgullo y prejuicio muchas veces nos ciegan y no nos dejan ver con claridad lo que tenemos enfrente, dejando pasar muchas oportunidades si decidimos escuchar su consejo. Al derribar tus murallas, el viento aclara la neblina que cubría el sol, ese sol puede ser tú Mr. Darcy.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s