Pequeñas Historias
Dejar un comentario

¡Por ustedes!

“Hasta que tengas hijos lo entenderás”, una frase que muchos de nosotros hemos escuchado y nos podemos identificar con ella. No tengo hijos, pero ahora entiendo algunas de las razones por las cuales ella actuaba de aquella manera y en algunos casos, si no es que en la mayoría, siempre pensábamos –ash, ella no sabe nada-. Ahora ya entiendo… las mamás, al final, si saben todo.

En la niñez parecía como si tuvieran ojos y oídos por todos lados y hasta eran brujas… no podías escapar de una mentira, ya que con solo mirarte a los ojos sabían si decías la verdad o no ¡¿Pero como?! -misterios de la vida que comprenderé hasta ser madre-. Hasta tenían amigos en la naturaleza, ya que siempre había un pajarito chismoso que le contaba todo lo que hacías, no podías escapar de aquel ser emplumado, malévolo y volador. Simplemente era imposible, como si al momento de tener hijos pasan de ser mujer a madre y adquirieren todos los poderes del universo para mantener en orden a los hijos, el marido y la casa. Nunca escapas de su magia.

Adolescencia, aquel momento hermoso de la vida cuando adolecemos de todo, nos sentimos los amos del universo y somos cegados por nuestro orgullo y arrogancia. Pobres madres, tener que pasar una, dos o cuantas veces sea, por la misma hermosa situación y lidiar con jovencitos que no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa, porque… “no me entiendes, no entiendes nada de la vida, déjame tranquilo”. Creo que las madres si te entienden y si saben de la vida, simplemente a veces no saben como manejarlo con un joven que ni es niño y ni es adulto. Son humanas, igual que nosotros y por lo tanto cometemos errores.

Mothers-Day-Vintage-2

Peleas, llantos, enojos… todo lo que pasamos los hijos con las madres para convertirnos en grandes personas. Al crecer y madurar te das cuenta que todos esos regaños, lagrimas derramadas, peleas y el sentir que tu madre no te deja ni respirar, es para llevarte al lugar donde te encuentras actualmente. Una mamá tiene la paciencia de escucharte y apoyarte cuando tienes algún problema y la fortaleza de estar siempre en pie para que no la veas caer y motivarte en cualquier situación que decidas. Son súper mujeres, ya que no solo tienen que lidiar con su vida y sus problemas, tienen que escuchar los tuyos y siempre hacerlo con un hombro para que llores y una sonrisa para animarte. Nunca pierdes ese apoyo que te dan, pero no puedes entender ese amor desinteresado que es el de una madre hacia los hijos… mi mamá tenía razón; “cuando tengas hijos entenderás”, ya que ahora no podría comprenderlo.

Este artículo se lo dedico a todas las madres que han pasado por lo mismo y de vez en cuanto tienen ganas de estrangular a su hijos, pero al mismo tiempo nunca dejarían de luchar por ellos. Para todas aquellas madres que hasta la fecha sus palabras son de gran importancia para nosotros y que siempre al escuchar “tenemos que hablar” nunca nos dejara de dar miedo y seguiremos pensando, “ahora el pajarito que le contó”.

Por esas heroínas y grandes mujeres que nos han impulsado a seguir adelante, a siempre levantarnos después de una caída, llorar cuando es necesario pero siempre sonreírle a la vida. Esposas, divorciadas, viudas, madres solteras, todas y cada una de ella son perfectas ante los ojos de sus hijos y un ejemplo a seguir. Las hijas quieren ser como ellas cuando sean grandes y sus hijos quieren a esposas iguales a ellas.

En su día, ¡por ustedes! para que su magia nunca deja existir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s